Como dibujar la cabeza humana (1)

3 Mar

Por fin, después de dos artículos aburridísimos y teóricos sobre cómo entender el dibujo y un humilde y básico análisis de la forma, voy a intentar escribir sobre algo que a muchos les interesará: cómo dibujar la cabeza humana. Como siempre, intentaré ilustrar el artículo con ejemplos personales para mostrar el proceso y, muy importante, yo soy el primero que tiene que practicar, esto no es más que la base para seguir trabajando en el tema (la clave, diría yo).

Siento mucho lo que voy a decir: para aprender a dibujar cabezas, aún tienes que esperar un poco y primero sentirte cómodo con formas básicas, en este caso la esfera (si ya sabes dibujar las formas básicas, espera al siguiente artículo). De verdad, no lo diría si no lo hubiese comprobado en mi propio aprendizaje. Aprender a dibujar esferas es la clave para poder dibujar cabezas y rostros humanos (mejor o peor dibujados, pero creíbles). Si dominas el dibujo de esferas teniendo en cuenta su perspectiva y volumen, dibujar caras se convierte en algo sencillo y divertido. De verdad.

El siguiente método ha sido utilizado por muchísimos autores, pero es el gran Andrew Loomis el que yo estoy estudiando y gran parte del material en la red utiliza sus ejercicios para dibujar la cabeza y figura humanas. El libro en cuestión se llama Drawing the Head and the Hands. Si sabes inglés te recomiendo buscarlo porque es increíble. Dicho esto, vamos a lo importante, el dibujo:

1

Lo primero es aprender a dibujar una esfera teniendo en cuenta la forma y el volumen. Recuerda cómo ya se explico este apartado aquí. No se trata de un círculo sino de una forma con masa, esto es muy importante. En el caso de que te cueste ‘ver’ la forma de la esfera, existen un ejercicio que puede ayudarte muchísimo.

El ejercicio consiste en visualizar el volumen y la ‘masa’ del objeto dibujando elipses. Si te fijas con atención, una esfera no es más que una serie de elipses internas, cualquier superficie esférica  puede describirse como elipses. Fíjate en estos ejemplos de esferas y otras formas y trata de ‘ver’ el volumen que poseen ayudándote de las líneas discontinuas. Intenta dibujar tus propias formas y dales volumen.

Al principio puede que te cueste, pero una vez que entiendas que la esfera se puede dividir en elipses internas puedes empezar a mirar objetos a tu alrededor y tratar de imaginar el volumen interno que tienen. Mira una copa de vino, tu propio brazo o un bolígrafo, no son más que ‘cilindros’ con elipses internas que describen su volumen. Fíjate en cómo las elipses que forman una pierna se van haciendo cada vez más pequeñas conforme se estrecha el supuesto cilindro que la forma.

2

Si ya te sientes cómodo con el concepto anterior, no tendrás problema en dibujar una esfera y ‘ver’ sus elipses internas. No hace falta dibujar más que dos elipses para conocer el volumen aproximado de la esfera. Dibuja la elipse vertical y la horizontal, de este modo sabrás qué forma tiene tu esfera a lo largo, ancho y alto (grosso modo).

3

Una vez dibujada tu esfera, teniendo en cuenta la forma de la que hablamos anteriormente, posiciona un eje donde te apetezca. Según el libro de Loomis, para ayudarte a visualizar el eje puedes imaginarlo como un clavo que atraviesa la esfera. Prueba a dibujar el clavo y trata de imaginar el recorrido que hará a través de la esfera. Si no olvidas las elipses que he mencionado, no te costará mucho dibujarlo.

4

A partir del clavo o eje o como quieras llamarlo, podemos dividir la esfera en cuartos dibujando dos líneas que recorran la superficie a lo largo de todo el objeto. Una vez dibujadas, podemos dibujar una línea que divida la esfera en el ecuador, horizontalmente. El concepto de la hormiga recorriendo la forma de Glenn Vilppu es crucial para dibujar estas líneas correctamente.

5

El último paso consiste en cortar una porción de esfera en cada uno de los lados. Imagínate que utilizásemos un cutter o un cuchillo muy afilado, como si tratásemos de cortar una ‘rodaja’ muy fina en cada uno de los extremos. Sé que suena gracioso pero es muy simple y efectivo. Una vez que hayas seguido todos estos pasos, el resultado debería ser algo así:

Practica y practica (yo estoy en ello) hasta que tengas decenas de esferas con sus correspondientes porciones cortadas, intenta dibujar el eje en varias posiciones y, cuando te sientas cómodo dibujando esta forma básica, tendrás todo lo necesario para empezar a dibujar cabezas humanas. Confía en mí y no te precipites, practica este primer ejercicio hasta que lo domines más o menos. En los siguientes artículos, esta forma básica va a ser el cráneo de todas y cada una de las cabezas que queramos dibujar, desde un ser humano hasta un personaje fantástico, etc.

2 comentarios to “Como dibujar la cabeza humana (1)”

Trackbacks/Pingbacks

  1. Sketch – Bicho raro « DIBUJO 101 - marzo 10, 2012

    […] no tiene sentido la mires por donde la mires y la cabeza es muy sencilla también, utilizando el método del que ya hablé antes.  Como ya he dicho, es algo muy sencillito pero me ha alegrado ver lo rápido que lo he dibujado y […]

  2. Métodos para aprender a dibujar: por qué es importante estudiar « DIBUJO 101 - marzo 25, 2012

    […] el mundo para que puedas dibujarlo y recrearlo de manera realista. Un buen ejemplo sería el método para dibujar cabezas que comencé a escribir. En lugar de copiar rostros humanos lo que yo intento es aprender las […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: